lunes, 26 de abril de 2010

0 ¿Le prestarías las llaves de tu casa a un desconocido?

Parece obvia la respuesta, ¿no? Esta pregunta se nos hizo el otro día a los asistentes de la conferencia que tuvo lugar en mi residencia, cuyo ponente era Pablo Pérez San-José, gerente del Observatorio de Seguridad de la INTECO, en el Ministerio de Industria. Y bien, la respuesta fue un rotundo "NO". Sin embargo, hay otra cuestión similar a esta que también se nombró en la ponencia sobre la seguridad y la privacidad en las redes sociales: ¿tienes abierto tu perfil de la red social en la que participas? Según la encuesta de INTECO, casi la mitad de los usuarios de cualquier red social mantienen sus perfiles abiertos al público, dejando que cualquiera pueda indagar en su información personal. Utilizo el verbo "mantener" porque estas aplicaciones ofrecen al nuevo usuario que acaba de ingresar un perfil completamente abierto, y será él el que deba ir acotando el terreno de difusión de su información.

No obstante, este no es el único olvido que cometemos en cuanto a nuestra seguridad en las redes sociales. ¿A quién no se le ha escapado alguna vez decir dónde quedar en el tablón del tuenti, a la vista de todos? Es necesario que tengamos mucho cuidado a la hora de comentar o escribir información que nos pueda afectar directa o indirectamente. Si en el estado del tuenti ponemos "¡este finde al pueblo!", ¿quién te asegura que alguien no lo lee y vaya a tu casa a robarte? Todas estas pequeñas cosas hay que tener en cuenta para hacer el uso más seguro de una de nuestras formas de comunicarnos hoy en día.

Por otro lado, hay que reconocer que no todo está en nuestras manos, ya que se comenten muchas infracciones en torno a este tema. Por ejemplo, la edad requerida para registrarse no está controlada de una manera eficaz. Pienso que en el futuro deberían adoptarse medidas más dástricas como la verificación de la edad a través de la identificación con el DNI electrónico. Otra cuestión que se escapa de nuestro control está relacionada con los fraudes y robos de contraseñas que se producen a través de las páginas falsas, algo comunes en Facebook.

Del mismo modo hay que tener cuidado cuando queramos cerrar una cuenta en una red social ya que, muchas veces, solo se inactiva, por lo que toda la información queda guardada y no se borra. También hay que considerar que en la política de privacidad (que nadie lee), la inmensa mayoría de las veces la información que subimos (habitualmente audiovisual) queda cedida a los propietarios de la red social, lo que implica que se puede perder cualquier derecho de propiedad intelectual que pudiéranos tener (es el caso de Flikr, Tuenti, Youtube...).

Por todo esto, se debe poner atención a la información que facilitamos en las redes sociales y mantener los perfiles solo reservados para nuestros amigos. Así podremos disfrutar de lo que ahora muchos consideran "un nuevo vicio" sin correr riesgos innecesarios.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Si tú supieras Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates